Skip to content

Reflexiones de la Jornada Mundial de la Juventud 2013

August 9, 2013

Por Roslyn B., Hermana de la Misericordia, Novicia en Guyana

Roslyn, fotografiada con la bandera de Guyana, en la Jornada Mundial de la Juventud 2013.

Roslyn, fotografiada con la bandera de Guyana, en la Jornada Mundial de la Juventud 2013.

Dios me ha bendecido verdaderamente con el privilegio de permitirme asistir a mi primera Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Río de Janeiro, Brasil. Veintisiete peregrinas/os, incluyendo nuestro Obispo Francis Alleyne, partieron de Guyana para un viaje de dos días a Río.

Varias semanas antes de partir de Guyana, nuestro grupo de jóvenes se reunió para lectio divina, compartir la fe y diversión. Fue un momento para profundizar nuestra relación con Dios y con los demás. Cuando empezamos nuestro peregrinaje, nos sentíamos muy emocionadas/os de ver Brasil y reunirnos con el Papa Francisco, pero también nuestras mentes y corazones estaban abiertos para encontrar a Dios de una manera nueva.

Guyana tiene una población pequeña así que me quedé totalmente sorprendida por el número de jóvenes como también adultos que asistieron al evento. Fue una gran alegría reunirse y compartir la vida con gente de varios países, culturas e idiomas. Estuve impresionada por la diversidad que había entre nosotras/os, no obstante sentí la unidad de una fe. Daba lo mismo cualquiera que fuera el color de tu piel, todas/os compartíamos una gran fe. Había una fuerte sensación de la presencia de Dios entre nosotras/os. Me convertí al catolicismo en el 2009; por lo que soy nueva como católica. La experiencia me dio un sentimiento de arraigo y vínculo con la Iglesia universal.

Las sesiones de catequesis fueron enriquecedoras y desafiantes. Abordamos las necesidades de nuestro mundo y el modo como los/as jóvenes podemos responder a estas necesidades. Al ver el lema, «Id y haced discípulos/as entre todas las naciones», lo que perduró conmigo durante toda mi estadía en Brasil fue el llamado a apoyarnos mutuamente para unirnos y permanecer fieles a sí mismas/os como también a Dios – aun si ello significa ser criticada/o y agredida/o. Oír la Palabra cada día y el fervor con la que se leyó, me motivó a desear responder al Evangelio con valentía y al mismo tiempo mantenerme no violenta.

No esperaba estar emocionada y animada ante la presencia del Papa Francisco. Pero mientras estuve entre la multitud esperándolo pasar, me cautivó el entusiasmo de quienes me rodeaban y me dije a mí misma, « ¿Estoy realmente aquí y es el realmente el Papa al que estoy mirando?» Cuando entró al escenario para celebrar la Misa, me conmovió hasta llorar.

Otros puntos culminantes de la semana para mí fueron: la belleza de Brasil; la calidez de la gente; la experiencia tranquila y profunda de Dios en la vigilia; la emotiva y regocijante celebración de la Liturgia. En verdad fue un espíritu de Comunión y Comunidad.

A medida que avanzo a mi primera profesión de votos en septiembre, me siento renovada y dispuesta para hacer mi compromiso con Dios y con las Hermanas de la Misericordia. Me siento preparada para vivir el Evangelio y para «ir y hacer discípulos/as entre todas las naciones». Pero sobretodo, siento un sentimiento fuerte que Dios me dice «Yo estoy con vosotras/os todos los días».

One Comment leave one →
  1. Sister Natalie Rossi permalink
    August 9, 2013 2:44 pm

    Thank you for sharing. it is so important to hear what young women are feeling and thinking

What do you think?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: