Skip to content

Cierre de la Escuela de las Américas: Un grito de lucha y esperanza.

December 9, 2011

por Nelly d.

Me siento profundamente agradecida haber tenido la oportunidad de participar en la vigilia de SOA Watch de este año. Ha sido una experiencia muy profunda de encuentro y conexión con luchadoras y luchadores, que hacen posible que los anhelos de libertad, respeto ala Viday a la dignidad de los seres humanos, tenga un cause, que posibilite juntar las energías creadoras y desafiantes de este sistema generador de muerte.

Quiero destacar las cosas que particularmente me tocaron.

La presencia activa de los y las jóvenes, renovaron mi esperanza y cargaron mi espíritu de alegría y gozo. Me encantó sobre todo la forma tan fluida en la que se dio la intercepción intergeneracional. Los y las jóvenes aprendiendo de las vivencias y de las luchas de las persona adultas de los distintos países. Y las personas adultas, confiando en la capacidad y talentos de las y los jóvenes aportando al desarrollo de este evento.

Las mujeres, estábamos en todo, codo a codo con los compañeros. Eso fue muy grato, partiendo de la experiencia en Honduras en donde las mujeres tenemos que luchar por participar en igualdad de condiciones con los compañeros.

El sentido de ser parte de un pueblo más amplio que el que nos vio nacer. Sentir la universalidad de la lucha, la unidad en la diversidad y el alto nivel de solidaridad con el sufrimiento, que provoca y ha provocado toda esta ideología militarista que ha hecho de la muerte un negocio muy lucrativo. Con está experiencia, resonó muy fuerte las palabras de Juan Ramón Moreno, uno de los jesuitas asesinados el diez y seis de noviembre del año ochenta y nueve,

la solidaridad acontece cuando dejamos que el dolor del otro, de la otra, nos duela en nuestra propia carne.

Cada persona asesinada que nombramos, sin importar de donde fuera, no fue un desconocido o desconocida, era un hermano, una hermana que dolía en lo más profundo del corazón. Ese dolor, que sentimos y esas lágrimas que vertimos fueron como el sello o pacto que nos une en la lucha por la vida. Ese dolor, fue a la vez para mí muy sanador, porque me sentí parte de un pueblo que se acompaña a si mismo, en la construcción de otro mundo, un mundo para todas y todos, un mundo donde las diferencias construyan dignidad, un mundo donde la paz y la justicia se besen, como dice el profeta Isaías.

Participar en esta Vigilia, me reafirmó en mis propias luchas personales y en la lucha que como pueblo hondureño estamos dando, por construir una patria o mejor dicho una matria que ame y cuide a sus hijas e hijos.

Regresé a mi país con la convicción de que cuando el pueblo se junta, cuando los pueblos se juntan, es cuando se posibilita la transformación de realidades de muerte a realidades de Vida y que la unidad da la fuerza da el poder. Que esa fuerza y ese poder de pueblo organizado e informado es capaz de quebrar el poder opresivo de la muerte impuesta.

¡! Solo el Pueblo salva al Pueblo!¡

(English Translation)

No comments yet

What do you think?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: